Miguel Lifschitz: “Me gustaría un segundo período como gobernador”

El socialista impulsa la reforma de la Constitución santafesina para ir por otro mandato; critica la política económica de Macri en plena puja por una deuda millonaria de la Nación.

Miguel Lifschitz sabe que no la tiene fácil. Aun así, cree que podría convertirse en quien, después de años de intentos fallidos de sus antecesores, logre reformar la Constitución de Santa Fe, la única provincia, junto con Mendoza, que prohíbe la reelección de su gobernador.

Rápido de reflejos, aclara que la reelección no es su prioridad, pero admite que le “gustaría” un segundo período. Para lograr la reforma necesita del apoyo del peronismo.

También confía en que la negociación con la Casa Rosada por la deuda por el 15% de coparticipación, -que calcula en $54.000 millones-, llegue a buen puerto. Sin embargo, no ahorra críticas al Gobieno. Advierte que la política económica de Mauricio Macri “es errática” y que no está claro quién es su conductor.

-¿Cómo evalúa la oferta del Gobierno para el pago de la deuda por el 15%?

-Es positivo que haya habido una propuesta formal. Indica que, por lo menos, hay intención de buscar un camino de consenso. Como en toda negociación, la primera propuesta está lejos de nuestras pretensiones, pero en la medida en que haya voluntad para llegar a un acuerdo, podemos avanzar.

-La combinación entre bonos y obras, ¿le cierra?

-Hubiéramos preferido una parte en efectivo, pero entendemos la situación del Gobierno, las pautas de reducción de déficit fiscal y los límites al gasto corriente.

-¿Por qué debe reformarse la Constitución de Santa Fe?

-En algún punto, la Constitución es inconstitucional. Tiene artículos que están en contraposición con la Constitución Nacional. No reconoce la autonomía de los municipios, ni el Consejo de la Magistratura, ni mecanismos de participación ciudadana, como sí lo hace la Constitución Nacional. Por otro lado, ha habido muchos avances en la Nación y en Santa Fe en estos años de democracia que se lograron a través de leyes o decretos que no tienen un reflejo en la Constitución, con lo cual, ante un cambio de gobierno o de mayorías legislativas, se podría volver atrás. Otro objetivo es incorporar cuestiones como el derecho al ambiente y al agua. Otro ejemplo: la Constitución de la provincia no habla de mujeres.

-¿En ningún artículo?

-Los artículos que refieren a ciudadanos hablan solo de hombres.

-En 2017 el Frente Progresista salió tercero. ¿Por qué es este un buen momento para impulsar la reforma?

-Porque es un año no electoral. Además, por primera vez en casi 30 años hay apertura del peronismo e incluso de Cambiemos para tratar el tema. Y hay un gobernador convencido de llevar adelante la reforma y un consenso social importante.

-¿Por qué debe incluirse la posibilidad de reelección?

-En Santa Fe todos tienen reelecciones indefinidas salvo el gobernador. Planteamos unificar en dos períodos para todos. Con eso le ponemos límite a la reelección indefinida e igualamos al gobernador con sus pares del país y con el presidente. Eso no quiere decir que la reelección valga automáticamente para el actual gobernador.

-Pero usted quiere ser reelecto.

-Si hubiera consenso, obviamente me gustaría tener un segundo período, pero no lo pongo como una condición. Si esa fuera la condición para la reforma.. prefiero que salga la reforma sin reelección.

-Hay detractores de la reforma que sostienen que usted debería regirse por la Constitución por la que juró al asumir hasta el final de su mandato.

-No hacemos eje en mi reelección. Esa es una decisión de la Asamblea Constituyente a través de una cláusula transitoria que diga si se habilita o no al actual gobernador.

-¿Cómo ve la negociación con el peronismo por los votos?

-Hay una puerta abierta. No es una tarea simple.

-¿Es viable una alternativa progresista para 2019? ¿Podría aliarse con Stolbizer tras su pacto con Massa?

– En 2017 todos hemos tratado de sobrevivir políticamente. No hubo una estrategia común del espacio progresista por la fuerte polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo. Fue un error. Tenemos que recuperarnos de una pérdida importante como la del radicalismo. En la opinión pública y en el electorado, el espacio progresista sigue estando. Hay que construir una herramienta política capaz de representarlo. Probablemente no sea posible llegar con una oferta competitiva para 2019. Pero sería importante tener presencia.

-¿Cómo es hoy su relación con el Gobierno?

-Es institucionalmente buena. Obviamente tenemos diferencias políticas y eso nos lleva a tener posiciones críticas, pero ese no ha sido, por ahora, un obstáculo para mantener una relación de diálogo permanente.

-¿Cuál es el principal déficit del gobierno de Cambiemos?

-El mayor problema está en aquello que todos suponíamos que iba a ser su mayor fortaleza: reactivar la economía, bajar la inflación y el déficit. Le está costando mucho. Primero era el primer semestre, después el segundo, después el otro. Ya estamos en el tercer año.

-¿Por qué cree que Macri no logró ordenar la economía?

-Ha tenido una política económica errática. No se ve con claridad un conductor de la economía. No sé si alguien sabe quién es. Hay excesiva confianza en la macroeconomía y hace falta más política micro.

-¿Cuál es su posición sobre el aborto?

-Estoy a favor de la vida y, al mismo tiempo, a favor de la despenalización del aborto. La interrupción del embarazo es un problema de salud, un problema social, pero de ninguna manera puede ser un problema penal. No se puede castigar a una mujer por tomar esa decisión.

LA NACIÓN

Te puede interiesar

Lifschitz entregó un aporte a la escuela San Martín de Porres

  Es la última cuota de 200 mil pesos de un aporte total de $ …

POLÍTICA”Lifschitz puede ir a la reelección si lo deciden los convencionales”

Antonio Bonfatti asegura que si no hay reforma constitucional irá por un nuevo mandato en …