Cómo será el nuevo Mundial de Clubes

Cada cuatro años y con más equipos.

La FIFA revoluciona el Mundial de Clubes. A partir de 2021 se jugará durante 18 días entre 24 equipos, divididos en ocho grupos de tres clubes cada uno. El calendario internacional estará agradecido: los partidos interclubes disminuirán un 35%. La administración de la FIFA espera recaudar entre 650 y 1000 millones de dólares que, asegura, sería reinvertido casi en su totalidad en los clubes. El Consejo de la FIFA tomará una decisión sobre la reforma en junio, cuando se reúna antes del Mundial de Rusia.

Hace más de dos años que la FIFA debate qué hacer con el Mundial de Clubes. Un informe interno al que tuvo acceso La Nación enumera las razones por las que el actual formato del torneo no funciona: asegura que no es “lo suficientemente inclusivo”, que se transformó en “predecible” (nueve de los últimos diez campeones fueron europeos) y que, como se juega en diciembre, complica a las principales ligas europeas y sudamericanas, que están en plena competencia.

Fue Zvonimir Boban, actual subsecretario general de la FIFA y ex futbolista internacional croata, el encargado de comunicar a la comisión de accionistas del fútbol cómo serían las reformas. Lo hizo hace un mes en Zürich, con el informe en mano del área administrativa en el que se detallan las nuevas variantes del torneo. Si bien para 2018, 2019 y 2020 se mantendrá el actual formato, para el que se clasifican sólo los campeones continentales y juegan partidos eliminatorios, y como la FIFA decidió que en 2021 no habrá Copa Confederaciones antes del Mundial de Qatar, previsto para un año después, 2021será el primer año del nuevo Mundial de Clubes. Y el equipo que lo gane mantendrá la corona hasta 2025, cuando se disputará la segunda edición. En el medio no habrá nada.

El número de equipos

Según consta en el informe interno, la FIFA estudió siete configuraciones posibles para el torneo: una con 32 equipos, dos con 24, tres con 16 y una con 12. Se decidió por la de 24, divididos en ocho zonas de tres clubes cada una. Sólo se clasifican los primeros de cada grupo, y luego juegan partidos eliminatorios: cuartos de final, semifinal y final. En total, se disputarán 31 partidos cada cuatro años para consagrar a un solo campeón mundial de clubes. La cifra implica una disminución del 35% en relación a los 48 encuentros que se juegan durante cuatro años con la versión actual de un torneo por año.
La disposición de los equipos elegida por la FIFA hace que la competencia quede encapsulada en 18 días, incluidos tres fines de semana. Además, este diagrama “espeja el nuevo formato del Mundial, en el que los grupos ahora son de tres equipos”, dice la FIFA. Además, garantiza al menos dos partidos por cada equipo –ahora es apenas uno–, y no es necesario que haya partidos que comiencen a la misma hora, ya que son apenas tres clubes por zona. La nueva estructura de la competencia garantiza, además, un mínimo de 48 horas de descanso por equipo.
Además de modificar el modo de disputa del torneo y expandir la cantidad de equipos participantes, la FIFA también propone correr el Mundial de Clubes en el calendario. Si ahora se disputa en diciembre, pretende que a partir de 2021 se juegue entre fines de junio y principios de julio. Tiene sus razones: es un guiño para las poderosas ligas europeas, cuya competencia fuerte suele terminar entre mayo y los primeros días de junio. Además, no hay ningún torneo internacional de importancia en 2021-2025-2029, por lo que le abre a la FIFA una ventana interesante para imponer el nuevo formato del Mundial de Clubes, y podría garantizarle una exposición máxima. También, lo alinearía con el resto de las competencias de la FIFA: Mundial de Clubes en 2021, Mundial en 2022, Mundial Femenino en 2023 y Juegos Olímpicos en 2024.
Los cupos
Una vez que el Consejo de la FIFA apruebe el “concepto” del nuevo Mundial de Clubes, las confederaciones continentales deberán ponerse de acuerdo en cuántos equipos tendrá cada una y cómo los clasificará. La FIFA hizo su propia evaluación de esa distribución de plazas, teniendo en cuenta la importancia deportiva y, sobre todo, económica de los clubes participantes. La UEFA tendría la mitad de los lugares disponibles (12), seguido por Conmebol (4,5), Asia (2), África (2), Concacaf (2) y Oceanía (0,5). El país organizador se reservaría la última vacante.
¿Cómo clasificaría el fútbol sudamericano a sus representantes? Si el Consejo de la FIFA acepta el plan tal como está, al Mundial de Clubes de 2021 se clasificarían los cuatro campeones de la Copa Libertadores (2018, 19, 20 y 21) y los cuatro ganadores de la Copa Sudamericana jugarían un playoff entre ellos para el elegir al ganador del medio cupo restante. Para clasificarse al Mundial de Clubes, ese vencedor del playoff deberá derrotar al representante de Oceanía, que saldrá de una eliminatoria entre los ganadores de las cuatro ediciones anuales de la Copa de Campeones de esa confederación.
El ranking
Como puede ocurrir que haya clubes que ganen más de una edición de la Copa Libertadores en estos cuatro años, o que repitan entre esa Copa y la Sudamericana -el otro trofeo continental-, la FIFA definió cómo resolverlo: Si entre los ganadores de la Libertadores hay menos de cuatro equipos (porque alguno repitió), las plazas que faltan se resuelven por el ranking de la Conmebol. Si entre estos clasificados hay alguno de los ganadores de la Copa Sudamericana durante esos cuatro años (que deberían jugar entre sí una eliminatoria para ir a un playoff a partido único con el representante de Oceanía), esa eliminatoria se hace entre los campeones de la Sudamericana que queden sin clasificarse. Y si, por último, todos los ganadores de la Sudamericana consiguen su pasaje al Mundial de Clubes por el ranking (un escenario en el que debería haber un múltiple campeón de la Libertadores durante los cuatro años, por ejemplo), entonces el equipo que se medirá con el representante de Oceanía se decide directamente por el ranking de la Conmebol.
Para la UEFA, en cambio, el sistema de clasificación es mucho más sencillo: campeones y finalistas de la Champions clasifican directamente, al igual que los ganadores de la Europa League. En el boceto de torneo armado por la FIFA, si algún equipo se repite, el que lo reemplaza se decide de acuerdo al ranking de la UEFA.
La sede
Según el informe armado por el área de administración de la FIFA, el país que pretenda organizar el primer nuevo Mundial de Clubes deberá estar dispuesto a pagarle a la FIFA para hacerlo. Pero, además, deberá mostrar “un fuerte apetito por el fútbol, un alto interés del sector comercial para invertir, un alto potencial de crecimiento para los clubes más importantes del mundo, y la infraestructura requerida para disputar el torneo”. En total, se necesitan seis estadios: dos para la fase de grupos exclusivamente, otros dos para partidos de la fase de grupos y cuartos de final, uno para fase de grupos y hasta semifinales y otro que se use hasta la final. Los equipos que se clasifiquen deberán pagarse sus pasajes aéreos a la sede elegida por la FIFA. Eso sí, el transporte durante el evento será gratis.
De acuerdo con las proyecciones que hicieron en los despachos suizos, la FIFA espera gastos de entre 90 y 120 millones de dólares, mientras que los ingresos brutos fluctuarían entre los 650 y 1000 millones de dólares. Los clubes participantes se llevarían el 75% de las ganancias. El resto se destinaría a mecanismos de solidaridad con las ligas de origen de los equipos participantes, y a desarrollar el fútbol en los países que lo necesiten. Además, el fútbol juvenil y el femenino se llevarían el 2,5% de lo que haya para repartir.
Las charlas
“Infantino me comentó que quería armar un Mundial de Clubes con equipos europeos y los mejores equipos sudamericanos. Me preguntó qué me parecía esa idea que tenían. Yo nunca estuve en la organización de un torneo, pero me da la sensación de que el Mundial se tiene que jugar en 30 días y tienen que estar los equipos más competitivos, los que se han ganado en cierta manera una clasificación. Si me dejaras elegir, yo pondría que Argentina y Brasil tienen que estar siempre”, contó Daniel Angelici, presidente de Boca, en septiembre del año pasado y durante una entrevista con La Nación.
Un mes después, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, le respondía en estas mismas páginas al entusiasmo de Angelici por una eventual participación de Boca en el torneo, y adelantaba los cambios plasmados en el informe preliminar sobre las reformas: “Creo que tenemos que hacer algo con los clubes a nivel mundial, tenemos que hablar de los detalles, pero algo fundamental en el fútbol es el mérito deportivo. Si ganas, estás; si no ganas, no estás. No se puede estar sólo porque eres importante”. En junio, y antes de un Mundial (el de selecciones), la FIFA deberá decidir sobre el futuro del otro Mundial, el de Clubes.

notife

Te puede interiesar

PEDRO GIMENEZ ES EL NUEVO SECRETARIO GENERAL DEL PARTIDO JUSTICIALISTA EN SAN GUILLERMO

Ayer por la noche y por unanimidad los afiliados al partido Justicialista resolvieron que Pedro …

El nuevo presidente catalán le pidió a Rajoy una reunión

El independentista Quim Torra quiere una primera reunión entre ambos en medio de la crisis …