1×1 del Real Madrid: Cristiano, el héroe en el último suspiro

Jugaba su partido 150 de Champions, pero hizo del encuentro una guerra de guerrillas tanto con la zaga turinesa, como con Buffon (le sacó un par de remates) y el colegiado.

Keylor Navas: Señalado en dos de los tres goles (el segundo, en el que pudo hacer más pese a que el balón tocó en la espalda de Carvajal, y sobre todo el tercero), se ha quedado sin coartada para que el club acelere la contratación de otro portero para la próxima temporada. Sorprendido en los dos primeros tantos, el tercero, producto de un error grave, acabó por darle la puntilla como portero del Real Madrid. Aún así tuvo varias intervenciones para evitar más goles juventinos.
Carvajal: Muy combativo como es habitual en él. Subió por el carril derecho. Necesito la ayuda de Bale para frenar a Mandzukic, con el que mantuvo un enconado duelo en la banda derecha (ambos vieron la cartulina por hacerse faltas mutuamente). Arrancó vertiginosamente en el minuto 11 provocando la primera salida en tromba del Madrid y apaciguo momentáneamente el furor Juventino. En el segundo gol, el balón le pegó en su espalda antes de entrar.
Varane: Era su gran día. Ante la ausencia de Ramos tenía que dar un paso al frente y dio la sensación de que le vino grande. Intentó corregir a Vallejo y él mismo provocaba huecos en la defensa blanca. Estuvo a punto de marcar con un remate que se estrelló en el travesaño instantes antes de la finalización del primer tiempo. También rozó el gol con otro tiro que se fue fuera a diez minutos del final.
Vallejo: Debutaba en la Champions y su estreno no fue lo más acertado posible. Se notño su inexperiencia en partidos de este calibre. Se le vio nervioso, tenso, aunque conforme fue avanzando el partido se le vio más suelto, pero la presión le mantuvo nervioso todo el encuentro.
Marcelo: Empezó horrible sin saber frenar a su compatriota Douglas Costa. Con el paso del tiempo fue taponándolo, pero el extremo le incordió todo lo que quiso y más. Los dos primeros goles de la Juventus vinieron por su carril. Lanzó a puerta (su tiro se marchó alto) y subió por su banda, pero estuvo más flojo que nunca.
Casemiro: Sustituido en el descanso, algo que sorprendió. En la primera parte estuvo sobrio, como acostumbre, cortando varias jugadas de ataque juventinas. Ayudó en tareas defensivas, llegando a ser un tercer central ante los ataques italianos.
Modric: Dinamizador, empezó todos los ataques blancos, pero el eje Khedira-Pjanic-Matuidi le cerro espacios. Jugó bien en corto con Kroos y con Cristiano. Se mezcló bien con Bale buscando la profundidad de la banda izquierda madridista. Fue sustituido por Kovacic a falta de 15 minutos para el final. El croata estaba agotado.
Kroos: El único que pareció estar metido en el epartido desde el primer minut de juego. Al igual que Modric cayó en la trampa de la Juventus en el centro del campo. Aún así manejó el centro del campo no con la habitual clarividencia que muestra.
Isco: Más rápido que lo habitual, quizá por una reprimenda que le dio Zidane debido a su constantemanía de frenar los ataques en transición y dirigirlos en estático. Perdió balones en acciones que no debía hacerlo. Buscó el gol y estuvo a punto de lograrlo con un tiro que se marchó alto y otro que le sacó Buffon a pase de Cristiano. El meta le volvió a sacar un tiro en el 77 que iba a la cepa del poste.
Cristiano: Héroe del Madrid en el último suspiro del encuentro. Jugaba su partido 150 de Champions, pero hizo del encuentro una guerra de guerrillas tanto con la zaga turinesa, como con Buffon (le sacó un par de remates) y el colegiado. Simuló hasta tres caídas en el área intentando forzar un penalti inexistente. Fue el delantero del Madrid que más lo intentó, con remates y tiros como siempre. Tuvo el gol de la eliminatoria en el minuto 85, tras centro de Lucas Vázquez, pero su remate se marchó alto.
Bale: Sorpresa en el once titular, tras no jugar de inicio ni ante PSG (dos partidos) ni Juventus en Turín. Muy poco trabajo del galés, que fue sustituido en el descanso, aunque rozó el gol del empate en el minuto 9 con un taconazo que se marchó fuera. Ayudó a Carvajal, y corrió al contragolpe, pero nada más. Completamente desconectado, en el minuto 15 dio un pase a la grada cuando lo más fácil era dársela a Carvajal.
Asensio: Salió en el descanso como revulsivo, pero apenas tuvieron presencia. Jugó por ambas bandas.
Lucas Vázquez: Percutió por la banda derecha, pero no tuvo incidencia ante el muro que plantó Allegri en el centro de la zaga. El héroe de la noche, al forzar el penalti de Benatia en el último minuto de partido.
Kovacic: Suplió a su compatriota Modric, y se empotró en el centro del campo. Ayudó a Kroos a abatir las líneas de juego, y como siempre abusó del manejo y control del balón. Un defecto del que abusa demasiado.