Violento ataque a radio Horizonte en San Lorenzo

Apenas pasado el mediodía, en el domicilio de la calle Saavedra 451 de la vecina ciudad de San Lorenzo y donde funciona el piso de la radio FM Horizonte, tuvo lugar un hecho de violencia durante el cual se produjeron destrozos en el mobiliario, en los equipos de computación y otros elementos de trabajo y fueron agredidos brutalmente uno de los empleados y Gloria de los Ríos, periodista a cargo de la emisora.

Fue poco después de que hubiera concluido el programa “Un día de gloria”, que la periodista conduce, y donde se produjo una nota que probablemente –según de los Ríos– fue la que causó el ataque de tres mujeres –y un hombre que ofició de campana– en un hecho que para la víctima no es nuevo, ya que el año anterior su auto fue quemado a metros de su domicilio.

“Nos rompieron todo, a mí me querían tirar por la escalera, un desastre, a las atacantes las retuve en la escalera porque había llamado a la Policía, no es la primera vez que pasan estas cosas, yo no estaba en ese momento, cuando llego ya le habían pegado al chico de administración y habían roto varias cosas”, cuenta la periodista con cierta calma pese al terrible episodio vivido.

Durante el programa matutino, De los Ríos entrevistó a una vecina que denunció que el último diciembre la municipalidad local dejó de brindarle una ayuda social con la justificación de que “había que preparar el carnaval”. La vecina también señaló que firmaba recibos en blanco por el dinero que recibía de la secretaría de Acción Social, y que los recursos de muchas personas se entregaron  para la organización de comparsas. Y que una “puntera” de la administración municipal “hizo hacer los senos a su hija”, elegida luego como reina de los festejos sanlorencinos. El registro audiovisual de esa producción fue después subido al Facebook de la emisora.

“En la nota hicimos todo como manda la ley, le pedimos documentos a la mujer e hicimos un video para asegurarnos, denunció algo que pasa todos los días, como son los subsidios que hace la secretaría de Acción Social con recibos en blanco, esa es la cuestión, incluso hay una causa penal, pero no se mueve. Ese fue el motivo de la indignación de la mujer, está cansada que le hagan firmar los recibos en blanco y que todos los subsidios fueron para sostener el corso de la ciudad, que es faraónico y en el que se gastan millones de pesos.

La mujer me dijo que a las comparsas les dieron 30 mil pesos a cada una y que esos subsidios se los queda la gente que lo recibe y me nombra el caso de una mujer que lo usó para una cirugía plástica en los senos de su hija. A partir de allí me empiezan a llamar por teléfono, cuando estaba todavía al aire en el programa, y la que llama es la madre de la chica que se hizo la cirugía y que luego salió elegida como reina de belleza, ella me decía que quite ese material del Facebook de la radio y yo lo que hice fue  ofrecerle el derecho a réplica pero me cortó rápidamente”, explica De los Ríos.

Luego vendrían las agresiones de las que participaron tres mujeres y un hombre que ofició de campana. “Cuando llegan a la radio comienzan a romper todo en la sala de recepción y a golpear y arañar al empleado que estaba allí; él sólo atinó a pararlas cuando querían entrar a la cabina de transmisión. Yo estaba llegando y cuando escuché todo desde afuera, me di cuenta de que era por lo de la denuncia que había hecho esta mujer y entonces llamo al comando radioeléctrico. Ahí veo que las mujeres comienzan a bajar por la escalera y me agarro fuertemente de la baranda para no dejarlas pasar. Me toman de los pelos y me golpean, actuaban con tanta impunidad que me roban el celular para que no les saque fotos, incluso ya delante de la policía me sacaron los lentes y me agarraron nuevamente de los pelos. Antes me habían quemado el auto, pero esto me parece más grave porque actúan con mucha impunidad”, concluye De los Ríos. Sin ninguna duda, el hecho constituye un grave atentado a la libertad de expresión y a la integridad personal de quienes tienen el deber de dar a conocer la información sin amenazas ni coerción de ninguna naturaleza. El Sindicato de Prensa Rosario repudió enérgicamente los hechos y se reunirá con el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro para tratar el tema.

Source: El Ciudadano