Una multitud marchó al Congreso

Más de 100 mil personas marcharon este jueves desde Plaza de Mayo hacia el Congreso de la Nación para reclamar por la igualdad de derechos, en el marco del Día Internacional de la Mujer bajo la consigna “Aborto Legal Ya”.

La jornada en la que se concretó el segundo paro de mujeres comenzó con un “ruidazo” en distintos puntos del país. Luego, desde Plaza de Mayo una multitudinaria columna empezó a marchar por la tarde hacia el Congreso de la Nación donde se realizó el acto central.

La igualdad salarial, el aborto legal, la lucha por un Estado laico, el fin de la violencia de género, además de la denuncia contra el Estado como responsable, fueron los puntos sobresalientes del escrito que fue consensuado por las diferentes agrupaciones sociales que participaron, y que fue leído por la referente feminista Liliana Daunes.

“Salimos a las calles en defensa de nuestras vidas y por nuestros derechos, por nuestros deseos y por nuestras autonomías”, dijo Daunes.

“Estamos acá porque nos precedieron las luchas protagonizadas por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y por las mujeres piqueteras. Hoy somos millones las mujeres, lesbianas, trans y travestis movilizadas en todo el mundo y salimos a las calles en defensa de nuestras vidas y por nuestros derechos, por nuestros deseos y por nuestras autonomías”, agregó.

Una marea de personas, en su mayoría mujeres, pero también con presencia masculina, cubrió las calles del centro de Buenos Aires, donde el color violeta y verde, éste último en pañuelos, predominó en la movilización.

Los reclamos

Los distintos reclamos se vieron reflejados en los variados carteles que portaban las manifestantes. Una mujer marchó con uno que decía: “Argentina, tierra Latinoamericana. Hoy luchamos por nuestras hermanas asesinadas”.

“No es odio al hombre, es repudio al macho”, se leyó en otro cartel.

 

También se observaron mujeres que se pintaron frases como “este cuerpo es mío”.

“Marcho como tantas mujeres en el país y en el mundo. Hoy marcho con la convicción de que todas las luchas anteriores no han sido en vano y que nos esperan muchísimos combates hacia adelante. Hay que romper con el patriarcado”, dijo la socióloga e historiadora feminista, Dora Barrancos.

Y agregó: “Esta vez hay una subjetividad empinada mucho más resonante y estamos en estos días por la lucha de la legalización del aborto, que es el combate que requiere hoy de nuestra energía y fuerza. Después seguirán otros combates, como el de conseguir la más absoluta equidad en el mercado laboral”.

En tanto, la presidenta de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, Ada Rico, al referirse a la jornada de reclamos, expresó: “Hoy es un día más de lucha por una sociedad más justa e igualitaria para todas las mujeres. Un día para continuar trabajando con el objetivo de mejorar lo que existe y lograr lo que aún falta. Para que se erradique la violencia sexista en nuestro país”.

Y en cuanto al proyecto de ley que se debatirá en el Congreso sobre la despenalización del aborto comentó: “Estamos a favor del derecho al aborto, porque consideramos que es un derecho de las mujeres elegir sobre su propio cuerpo, es un derecho elegir el momento en el que queremos procrear o no”.

Además, Rico, quien estuvo presente en la marcha, sostuvo que “el aborto es un tema de Salud pública que año a año produce la muerte de mujeres como consecuencia de prácticas clandestinas de interrupciones de embarazo”.

“Creemos que la despenalización del aborto no conllevará a que más mujeres se realicen interrupciones de embarazos, sino que aquellas mujeres que así lo deseen, lo realicen en condiciones seguras y con los cuidados médicos correspondientes. Y consideramos que la despenalización debe ser acompañada con la implementación efectiva de una educación sexual integral en todos los niveles educativos”, finalizó.

 

La lucha por la igualdad se replicó en el mundo

Miles de mujeres se movilizaron este jueves a lo largo y ancho del mundo para protestar por la precariedad, la discriminación y la violencia de género en todas sus formas: opresión, explotación, sexismo, racismo, homo y transfobia en el arranque del Día Internacional de la Mujer.

Las manifestaciones fueron parte del paro global de los sectores públicos y privados que abarcó a los cinco continente y más de 70 países.

En Europa, las protestas tuvieron un inicio temprano en España, donde las mujeres, bajo el lema “Si nosotras paramos, se para el mundo”, hicieron ayer un paro total de 24 horas, el primero de la historia, que incluyó dejar de trabajar en sus lugares de empleo y en sus propias casas.

Las mujeres italianas proclamaron una huelga “real o simbólica” adhiriéndose a los actos de protesta. A la singular huelga en Italia se  sumaron la mayoría de los pequeños sindicatos algunos muy activos.  Los colectivos más radicales propusieron también una “huelga de sexo”.

La única candidata presidencial rusa Ksenia Sobchak fue una de las pocas mujeres que se aventuró a realizar protestas en Moscú. Con un piquete en solitario frente al Parlamento  exigió la renuncia de un prominente legislador acusado de acoso sexual, en un Día Internacional de la Mujer que en Rusia pasó mayormente desapercibido.

El resto de Europa fue escenario de importantes manifestaciones con diversos reclamos.

En Brasil, las mujeres salieron a las calles a reclamar justicia contra las agresiones machistas.

También hubo multitudinarias marchas en países como  Afganistán, Filipinas, Irak, e India, ultramachistas por tradición que de a poco van cediendo terreno ante los reclamos femeninos, tan lógicos como justos.