Lifschitz va por su “Día D”

Por lo pronto, el abrupto sondeo del pasado jueves en Casa de Gobierno entre los senadores peronistas (que dicen haberse sentido poco menos que emboscados, pues no habían sido citado para tal fin) no fue el mejor augurio; más bien sonó a presagio.

Los representantes departamentales fueron a conversar con el Gobernador y su Ministro de Gobierno Farías sobre la agenda parlamentaria pendiente (dos pedidos de endeudamientos por mil millones de pesos y quinientos millones de dólares), naturalmente a sabiendas que en las postrimerías se rozaría el tema de la reforma constitucional; pero no esperaban encontrarse con la plana mayor del socialismo, el Vicegobernador y el presidente del Partido radical Julián Galdeano. “Si Lifschitz quiere la reforma, que nos dé dos ministerios”, bromeaba nerviosamente uno de los senadores peronistas, ante lo que consideraron poco elegante el convite cambiado; mientras tanto Ricardo Olivera, presidente del PJ también apelaba a la incómoda ironía para referirse al cónclave: “me enteré por los diarios; parece ser que es la manera que tiene el Gobernador de comunicarnos orgánicamente una decisión tan trascendental para los próximos 50 años, como es la reforma de la Constitución”, chicaneó.

Miguel Lifschitz optó por conversar personalmente, salvo Olivera del PJ, con los titulares de los Partidos con representación parlamentaria sobre la conveniencia de reforma la Carta Magna santafesina.

En los primeros sondeos los resultados no fueron los esperados, aunque permitan abrigar peregrinas esperanzas. Federico Angelini, titular del PRO le recomendó que ése tema lo trate con el Presidente Mauricio Macri: “si el Presidente ordena votar la reforma, lo haremos”, diluyó. Julián Galdeano (UCR) quiere consensuar un “núcleo de coincidencias básicas” con los restantes Partidos. Los griegos solían denominar a esas actitudes Ad calendas graecas; “hasta las calendas griegas” , indicando con ello que una cosa no se realizará nunca.

Gabriel Real del PDP insiste en que no sólo son reformistas partidariamente (“en 1921 tuvimos la Constitución del gobierno Demócrata Progresista de Luciano Molinas”, argumenta) sino que tuvo que resignar su postura sobre impulsar la unicameralidad para que el tema prospere dentro del FPCyS.

El Buró socialista ya se sacó las intrigas de encima: orgánicamente se pronunció a favor de la reforma constitucional; y de la reelección llegado el caso. En el fondo recelan del PJ: “que alguien nos explique por qué el peronismo se va a exponer a una elección de convencionales constituyentes con incierto resultado, a un año de las generales donde tienen candidatos con chances”, susurran en privado.

Bonfatti, tal como lo señalamos en estas páginas hace una semana, tiene decidido volver a pelear por el Sillón del Brigadier si Lifschitz no es reelecto. Y no es mal candidato para algunos senadores del peronismo.

Mientras tanto, el Gobernador debe lidiar con el anticipado inicio del período electoral 2019, atizado por las abrasivas negociaciones paritarias con los gremios estatales. Si Miguel Lifschitz se acerca al 18% del “lapsus” de Rosario se cargará en contra al gobierno de Macri, que en plena negociaciones por la deuda de la coparticipación no vería esa actitud como un “gesto amigable”. Si no acrecienta el 16, 1% inicial corre el riesgo de profundizar el conflicto. ¿Cuál es el budista camino del medio?.

Molinas de UPCN quiere mejorarle el piso a las categorías más bajas (porteras y enfermeras) que son el 50 % de la mitad de las bases.

A propósito del inicio formal de las negociaciones por la deuda de 23.500 millones de pesos  a diciembre del 2015 por coparticipaciones detraídas ilegalmente por el kirchnerismo durante casi una década, curiosamente antes de hablar de la actualización de la acreencia ( 50 mil millones fue el cálculo provincial del año pasado), Lifschitz y Frigerio discurrieron sobre los instrumentos de pago: bonos y financiamiento de obra pública.

El pago con bonos estaba contemplado en la propuesta unilateral que el gobierno santafesino elevó el año pasado a Nación. Pero la obra pública ofrecida en su momento por Marcos Peña, había sido descartada de plano por la Provincia. ¡Cambio de estrategias?. Lifschitz es un habilidoso jugador de póker político.

La proposición santafesina contemplaba plata en efectivo en parte de pago. “Lifschitz comprende que el gobierno nacional no dispone de “cash” (efectivo) porque hay que seguir achicando el déficit fiscal; pero con los bonos y la obra pública, inclusive se van a superar esos 50 mil millones de pesos calculados”, narró un alto exponente del PRO.

El peronismo senatorial cavila que se vienen tiempos volcánicos en la política vernácula. Y quiere sacarle provecho a su mayoría.

La imperturbable decisión del Gobernador Lifschitz de impulsar la reforma de la Constitución, cualesquiera sea el resultado de semejante hazaña, atraviesa meridionalmente todos los aspectos. “No nos oponemos a los pedidos de endeudamientos para obras públicas solicitados por el Gobernador, pero la documentación que nos enviaron no nos satisface”, discurrió el representante peronista de Las Colonias Rubén Pirola.

Otro que apeló a la narrativa de las calendas griegas para potenciar los insondables lazos de la política en las atrayentes negociaciones multilaterales por venir.

Te puede interiesar

Lifschitz recorrió la 12º edición de Expoagro

La provincia de Santa Fe cuenta con un stand de 2.400 metros cuadrados que alberga …

Villa Gobernador Gálvez: Ricci y Lifschitz inauguraron oficialmente las cloacas

En un acto realizado en la plaza De la Cooperación, en Bv. San Diego y …