Escándalo en Zavalla: investigan posible estafa a la EPE

Encontraron materiales de la empresa en tres loteos, dos de esa localidad y otro de Alvear. La Justicia allanó el domicilio y la firma del vicepresidente comunal, a cargo de la electrificación de los barrios, a quien le pedirán la renuncia. Hay un sumario interno y buscan determinar responsabilidades de los inspectores.

 

La justicia rosarina está investigando una denuncia de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) sobre una serie de irregularidades en el tendido eléctrico de dos loteos de la localidad de Zavalla y que también alcanzaría a otro de Alvear. Se encontraron con que el servicio fue suministrado con elementos robados a la EPE y sin ningún tipo de habilitación. Hay un jefe de inspectores de la empresa bajo sumario y está involucrado el vicepresidente comunal de Zavalla, a quien le allanaron su casa y su empresa el fin de semana pasado por formar parte de la firma que hizo las instalaciones eléctricas ilegales y al que le pedirán la renuncia. Encima, según consta en la denuncia, se pagaron dos cheques a una persona con el mismo nombre y número de documento del funcionario de la EPE.

Según un informe exclusivo que se presentó este lunes en De 12 a 14 (El Tres), la historia comenzó el 8 de diciembre pasado cuando a raíz de un corte en media tensión que afectó a la región, la EPE hizo un relevamiento de cableados y advirtió que había conexiones no autorizadas en los loteos Barrio Abierto Residencial Zavalla y Barrio Social Comuna de Zavalla-Loteo Varela.

La empresa detectó materiales como cables preesamblados -algo que sólo dispone la EPE y se adquiere por licitación pública-, postes y hasta medidores de su propiedad que están instalados en ambos barrios sin la respectiva autorización ni la correspondiente habilitación del servicio. Lo mismo se encontró en el Loteo Santa Susana de Alvear.

En los tres residenciales, la electrificación fue ejecutada por la firma Gabe Electrificaciones. Según la denuncia presentada ante la Justicia, la titular de esa compañía es la esposa o pareja del vicepresidente comunal de Zavalla, Humberto Gabrielle. Es más, él en persona estaba haciendo trabajos en líneas de baja de tensión cuando los empleados de la EPE fueron a verificar el corte de alta tensión en diciembre pasado, de acuerdo al escrito.

Lo más grave es que el loteo “se encontraba tensionado (conducía electricidad) y contaba con un medidor solicitado oportunamente por la comuna para registrar el consumo del alumbrado público, el que se había entregado para su uso en otro lugar”, según la denuncia.

Además de un sumario administrativo interno, los abogados de la empresa provincial iniciaron una causa ante el Ministerio Público de la Acusación para investigar las irregularidades y las responsabilidades penales de los involucrados en la maniobra.

El sábado pasado, las fiscales Benvenuto y Pedrana de la Unidad de Delitos Económicos ordenaron varios allanamientos en el domicilio particular de Gabrielle, en la sede de su empresa en Zavalla y también hicieron un secuestro “formal” de los elementos instalados que están proveyendo electricidad a los dos loteos. Esto último consiste en la identificación de materiales, cables y columnas, entre otros, que pertenecen a la EPE ya que tienen características particulares y tienen sellos distintivos. La comisaría de la localidad queda como depositaria judicial y debe hacer controles cada tres horas para que nadie los manipule.

El vicepresidente comunal no estuvo en Zavalla al momento los allanamientos. No tiene orden de detención por el momento.

Según trascendió en la Fiscalía, Gabrielle manifiesta que la empresa Gabe es prestataria de la EPE y se defiende argumentando que la empresa provincial le repuso o le pagó con los materiales instalados en los barrios de Zavalla por no haber suministrado los mismos insumos para el loteo de Alvear. Algo que desde la EPE se niega rotundamente ya que nunca utiliza ese tipo de mecanismo, según indicaron.

Las fiscales prevén nuevas medidas. Buscan dilucidar, entre otras cuestiones, el rol de los inspectores de la EPE, el retiro de los materiales de un corralón de la misma compañía y el papel de la comuna.

La misma persona

Aunque las fiscales y el abogado de la EPE no lo confirmaron oficialmente, el representante de la oposición de la comisión comunal de Zavalla, Alejandro Scotto, confirmó que, según consta en la denuncia, un hombre que ocupaba un alto cargo en un área de inspección de la EPE con jurisdicción en la zona fue el mismo que cobró dos cheques de la comuna de Zavalla con la firma del presidente comunal y la tesorera. Ese funcionario está bajo sumario interno.

Pedido de renuncia y defensa

En La primera de la tarde (Radio 2) salió a hacer su descargo el presidente comunal de Zavalla, Guillermo Rajmil, quien confirmó que le pedirá la renuncia a su compañero de fórmula Humberto Domingo Gabrielle “porque no es ético lo que sucedió”. Por otra parte, intentó despegar a la comuna de la denuncia presentada por la EPE.

“El sólo hecho de que hayan allanado el domicilio del vicepresidente comunal, amerita que le pidamos la renuncia. Después estará en él aceptarla o no”, afirmó.

Respecto de la investigación que implica a la administración comunal de Zavalla, indicó: “Nosotros hicimos el proceso de licitación de los cables y columnas, está todo debidamente documentado”. Y agregó: “Que investiguen me parece excelente, es más, la EPE nos pidió a nosotros que determinemos quién cobró los cheques”.

“Apenas supimos el problema, llevamos todo el material a la EPE”, comentó Rajmil. Y puso toda la responsabilidad en Gabrielle: “Acá el problema es con el contratista, que además es el vicepresidente de la comuna de Zavalla, y por eso se le pide la renuncia”, sentenció.

El jefe comunal aclaró que “uno de los loteos no tiene nada que ver con la comuna, es privado”. Y apuntó que la comuna “compró los materiales a una firma que le provee a la EPE, que es la empresa C&A”.

“Por supuesto que yo no sabía que el loteo tenía una conexión ilegal a la red eléctrica”, finalizó.